,
panama economy Insight

 

Share |

Viceministro Khemlani dice que las inversiones se hacen con ahorros corrientes y poca deuda

Octubre 5, 2011

Por Juan R. Cortes Dean

jcortes@panamaeconomyinsight.com.pa

El Viceministro de Finanzas, Mahesh Khemlani, explica que el 70% del gasto de capital (inversiones) del Estado se hace de ahorros corrientes. Resalta que en ningún otro tiempo en la historia de nuestra república se han ejecutado tantas obras con tan poca dependencia en la deuda. Según el viceministro Khemlani, de cada dólar que se recauda 35 centésimos se utilizan en inversiones públicas y 13 centésimos se destinan a pagar el servicio de la deuda. Explica el Viceministro que dos reformas fiscales han permitido financiar las inversiones del Estado con ingresos corrientes y recurrir muy poco a la deuda.

El viceministro de Finanzas explica que el gobierno está disminuyendo su dependencia de la deuda, incrementando las inversiones productivas. El gasto de capital se está haciendo de acuerdo a un plan de inversiones coordinado. En cuanto al aumento de los gastos corrientes, el Viceministro explica que el gobierno está incrementando éstos solamente en los rubros más importantes que son seguridad, salud y educación.

El viceministro considera que, contrario a lo que ha ocurrido en Europa y Estados Unidos, las cosas en Panamá se han hecho muy bien. Al respecto el viceministro Khemlani afirma que la disciplina fiscal es una necesidad a largo plazo y muestra de eso es que los países desarrollados que han mostrado indisciplina fiscal, principalmente Europa y Estados Unidos, están sufriendo los resultados de ese tipo de conducta.

El punto de vista de Panama Economy Insight

En 2009 y 2010 el Sector Público No Financiero (SPNF) generó un déficit de 1% y 1.9% del PIB, luego de haber generado superávit en los años previos. No obstante, estos son unos déficits sostenibles, dado que la deuda como porcentaje del PIB ha seguido cayendo.

La deuda pública como porcentaje del PIB ha caído de 70.4 en el año 2004 a sólo 43.5 en 2010. Con el alto crecimiento que se espera que haya este año y en los próximos, dicha relación debe seguir cayendo y, en efecto, debe ir disminuyendo aún más la dependencia del Estado del endeudamiento, a pesar de que observamos un incremento importante de la deuda pública. Desde el año 2006 el gobierno Central ha producido ingresos corrientes de forma importante, lo cual ha contribuido a financiar la inversión pública (gasto de capital).

Sin embargo, a pesar de estas cifras, debe tenerse prudencia, dado todo el endeudamiento en términos absolutos que se está generando y que no se encuentra computado en la deuda pública. La cuestión es que resulta difícil analizar la sostenibilidad de las finanzas públicas, cuando mucha deuda se encuentra dispersa entre empresas que ya no pertenecen al SPNF o que están ahora bajo modalidades de financiamiento distintas.

Se requiere un mayor esfuerzo de transparencia por parte del gobierno. Específicamente, la deuda de la Empresa Nacional de Autopistas (ENA), debe sumarse a la deuda de la ampliación del Canal de Panamá, también por varios miles de millones de dólares, la deuda del Aeropuerto Internacional de Tocumen (AITSA), la deuda de la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA), entre otras empresas que han sido excluidas del SPNF y cuya deuda tampoco se contemplan en la relación deuda-PIB para el análisis de la sostenibilidad fiscal en el mediano y largo plazo. También debe agregarse la deuda no inmediatamente visible de los proyectos Llave en Mano.

La capacidad de pago de la deuda de todas esas empresas que han sido excluidas del SPNF se basa en proyecciones de ingresos. Como en toda proyección de ingresos, existe la probabilidad de que no se cumpla dicha proyección.

Se debe ser prudente y lo más transparente posible. De lo contrario, algún día podríamos despertar con la sorpresa de que el país se encuentra altamente endeudado y que no tiene capacidad de pago.  

 

.

 

Opinión

Blogs Latest