,
panama economy Insight

Situación y perspectivas de la banca en Panamá

Enero 7, 2011

Las utilidades volvieron a crecer a partir del segundo semestre de 2010. De hecho, un claro cambio de tendencia de la actividad bancaria en Panamá se hizo evidente a partir de mayo de 2010. El resultado de las utilidades del Sistema Bancario Nacional había sido positivo pero decreciente desde que comenzó la crisis financiera internacional, luego de la quiebra del banco Lehman Brothers en los Estados Unidos. En el primer semestre de 2010, el ritmo de decrecimiento de las utilidades fue cada vez menor y en julio se observó ya un claro cambio de tendencia con un crecimiento positivo de 12% con respecto al mismo mes del año pasado; en octubre de 2010 las utilidades duplicaron a las obtenidas en el mismo mes del año anterior. En noviembre de 2010 dichas utilidades se cuadriplicaron, no obstante, eso es sólo porque ese mismo mes del año anterior las utilidades estuvieron en su punto más bajo. La utilidad del Sistema Bancario Nacional se comportó durante el segundo semestre por encima de su promedio histórico.

Los créditos nuevos impulsaron la producción y el consumo durante 2010. Estos créditos nuevos se habían contraído desde que empezó la crisis financiera internacional, debido a las restricciones impuestas por los banqueros ante las condiciones de incertidumbre de los mercados internacionales. No obstante, el ritmo de decrecimiento de los créditos nuevos se atenúo a partir del último trimestre de 2009 y comenzó a observarse un repunte lento en el primer trimestre de 2010. Desde mayo, los créditos nuevos están creciendo a tasas de dos dígitos. Las restricciones sobre la oferta de crédito fueron levantadas una vez que la banca empezó a tener confianza en el desempeño actual y futuro de la economía de Panamá, así como también en los mercados internacionales.

En 2009 las restricciones sobre la oferta de crédito conllevaron a la contracción de los préstamos nuevos en todos los sectores económicos, excepto en la construcción. En 2010 el crecimiento de los préstamos nuevos reflejó el desempeño de las actividades económicas, con un crecimiento de los préstamos nuevos para todos los sectores, excepto para las industrias manufactureras, la construcción y sus actividades conexas.  

La oferta inmobiliaria de viviendas nuevas de alto valor, orientadas a satisfacer la demanda inmobiliaria extranjera, se contrajo durante 2009 y 2010. Contrariamente, la oferta de viviendas nuevas de más bajo valor, orientadas a satisfacer la demanda inmobiliaria local, se ha expandido considerablemente, lo cual explica el crecimiento de los créditos hipotecarios. El crecimiento del empleo, sobre todo el de tipo formal, también ha impulsado la demanda de créditos hipotecarios. La mayor demanda de crédito hipotecario también es explicada por la ampliación de los incentivos sobre este sector, que consisten en la ampliación del rango del valor de los préstamos que pueden disfrutar de una tasa de interés preferencial (una rebaja de puntos porcentuales sobre la tasa de interés sobre los préstamos hipotecarios, financiada con un esquema de subsidios cruzados provenientes de los otros sectores económicos) así como también de un subsidio gubernamental de 5 mil dólares para viviendas de muy bajo valor.

En los tres primeros trimestres de 2010, el PIB de la banca creció apenas 1.6%. En 2009, afectada por la crisis económica internacional y las restricciones sobre la oferta de crédito, autoimpuestas por la propia banca como un mecanismo de defensa, el PIB de esta actividad apenas creció 1.6%, luego de haber crecido 19.2% y 14.1% en los años 2007 y 2008 respectivamente.

Nosotros proyectamos que el PIB de la banca crezca 3.9% y 4.8% en los años 2011 y 2010 respectivamente. Este es un crecimiento proyectado sobre una tasa conservadora del PIB total de 7.6% en 2011.

Actualmente nosotros estamos revisando nuestras proyecciones de los sectores económicos, la inversión, la expansión de la capacidad de producción del país y el crecimiento del empleo. Concretamente nosotros estamos evaluando minuciosamente la posibilidad de un crecimiento de la economía de Panamá de doble dígito en 2011, en lugar de nuestro tasa actual de 7.6%. En tal caso, el PIB de la banca podría crecer a una velocidad mayor que la que el presente reporte.