,
panama economy Insight

 

Share |

Reforma tributaria, desempeño fiscal y efectos sobre la inflación

Mayo 5, 2011

En el primer trimestre el Gobierno Central recaudó 1,257.5 millones de dólares. Los ingresos del Gobierno Central se expandieron en 26.6% en el primer trimestre de 2011. Esta fuerte expansión de ingresos representó 264.5 millones de dólares más comparado con el mismo trimestre del año pasado. Este es el resultado fundamental logrado por la reforma tributaria y el actual boom económico.

No obstante, a pesar de este aumento extraordinario, la recaudación quedó 2.7% por debajo del presupuesto. El Presupuesto General del Estado para 2011 es el más grande de la historia y tiene un monto de 13,299.2 millones de dólares, con un incremento de 25.8% con respecto al presupuesto de 2010. Además, en abril ocurrió una modificación cuando el Consejo Económico Nacional (CENA) le aprobó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) un crédito adicional, entre otros, por 149.3 millones de dólares para atender daños causados por las inundaciones de diciembre del año pasado, que afectaron las áreas de Panamá Oeste, Chilibre, Colón y Darién (13,071 personas afectadas, 2,586 viviendas destruidas y 19 escuelas dañadas). A esto debe añadírsele el reciente subsidio a la gasolina y el diesel.

La Ley de Responsabilidad Fiscal Social establece un límite del monto de déficit que el Sector Público No Financiero (SPNF) puede tener. El gobierno ha previsto que dicho límite, a raíz de los créditos extraordinarios, podría ser rebasado este año y ha solicitado a la Asamblea Nacional un aumento de éste a 3% del PIB nominal. Al parecer, si bien es cierto que los ingresos del Gobierno Central se han expandido de forma muy extraordinaria en medio de boom económico y la reforma tributaria, parece que la meta establecida en el presupuesto ha resultado algo elevada, por lo menos hasta el primer trimestre, además de que los daños causados por las inundaciones el año pasado, bajo una situación de “emergencia nacional” han ampliado en cierta medida la brecha entre ingresos y gastos. No obstante, sobre este tema debe tenerse en cuenta que el gobierno predijo un crecimiento económico para 2011 de alrededor de 7%, similar al anunciado el 4 de mayo por el Fondo Monetario Internacional, pero la economía parece estar creciendo varios puntos porcentuales por encima de dicha predicción, de modo que el déficit del SPNF como porcentaje del PIB podría terminar muy por debajo de ese 3%.

De acuerdo a una nota divulgada recientemente por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) la expansión extraordinaria de ingresos del Gobierno Central se debió en su mayor parte a un robusto incremento de los ingresos tributario, los cuales aumentaron en 29%. Específicamente, los impuestos directos en el primer trimestre fueron 30.5% con respecto al mismo periodo del año pasado. El mayor incremento proviene del impuesto sobre la renta jurídica (o sea el impuesto sobre las corporaciones) y la Zona Libre de Colón. En el caso de la Zona Libre, el incremento podría deberse en gran parte a la reforma tributaria y no sólo a la expansión de la actividad, pero una recaudación del impuesto sobre las ganancias corporativas de la magnitud observada muestra la robustez de la economía de Panamá. De hecho, Luis Cucalón, Director de Finanzas, indica que el número de personas jurídicas que presentaron su declaración de renta creció en aproximadamente un 15%.

Uno de los aspectos fundamentales de la reforma tributaria del año pasado fue el incremento del ITBMS (impuesto sobre las ventas, equivalente al impuesto sobre el valor agregado en otros países). La reforma aumentó dicho impuesto de 5% a 7% a partir del 1 de julio del año pasado. El incremento del ITBMS aportó 106.6 millones de dólares adicionales en el primer trimestre de este año con respecto al mismo trimestre del año pasado cuando aún no se había aumentado el impuesto. Desde luego que no todo este incremento debe atribuírsele a la reforma tributaria, dado que el consumo se está expandiendo fuertemente como resultado del actual boom económico, con una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de alrededor del 9% en el primer trimestre.

La mayor parte del aumento de la inflación de este año es atribuible al exorbitante incremento de los precios del petróleo, no obstante una porción de esta también puede atribuirse al aumento del ITBMS de 5% a 7%, que comenzó a regir a partir del año pasado. Nosotros hemos estimado que el impacto total del aumento a 7% del ITBMS sobre la tasa de inflación es 1.74 puntos porcentuales adicionales. Este aumento corresponde a la suma de 0.74% como resultado del impacto directo sobre el consumidor y 1% de impacto sobre los costos de producción, dado que los bienes y servicios comprado por las empresas en su proceso productivo también reciben el incremento de ITBMS. Incluso, la recaudación del ITBMS en el primer trimestre de 2011 estuvo 72.8% por encima del mismo trimestre del año pasado y sobrepasó la previsión presupuestaria del gobierno en 5.7%. No obstante, no debe esperarse que el incremento del ITBMS deba seguir generando una importante inflación más allá del segundo semestre de este año, dado que el efecto se va diluyendo en el tiempo.

La reforma tributaria también reflejó un resultado muy positivo sobre la recaudación del impuesto selectivo al consumo (ISC). La reforma aumentó la carga sobre las bebidas alcohólicas y el cigarrillo, para desincentivar el consumo de éstos, que ha venido aumentando con gran fuerza en la última década, con unos costos sociales que podrían no haber estado contemplados en el precio pagado por los consumidores. El aumento también se debe a que la reforma conllevó a la eliminación a partir de julio de 2010 del arancel de importación de vehículos automotores terrestres y la sustitución con un ISC.

El aspecto más criticado de la reforma tributaria, además del aumento del ITBMS, fue el Adelanto Mensual del Impuesto sobre la Renta (AMIR). En efecto éste se trata de un adelanto mensual del impuesto sobre la renta correspondiente al 1% de los ingresos brutos facturados en el mes por todas las personas jurídicas (empresas). La declaración del adelanto debe presentarse en las primeras semanas del mes siguientes al periodo de la facturación. El gobierno ha dado un plazo hasta el 15 de mayo, para la presentación de declaración del AMIR sin recargo, dado que a pesar de la mucha divulgación sobre el tema, el nuevo impuesto sorprendió a la mayoría de las empresas.

Los ingresos tributarios son muy estacionales y el efecto del AMIR es que reduce dicha estacionalidad. No obstante, la reducción de la estacionalidad tiene algunos costos sobre la liquidez de las empresas, pero sobre todo, sobre la inflación. El asunto es que el AMIR, a pesar de que es un impuesto sobre la renta, en realidad es un impuesto sobre la ventas del 1%. Dicho impuesto sería trasladado a los consumidores dependiendo del tipo de bien o servicio. En caso de los bienes y servicios de primera necesidad (con demanda inelástica) el 1% sería trasladado a los consumidores y por eso es que producirá inflación. En el caso de los bienes no estrictamente necesarios y aquellos de lujo (con demanda elástica), el 1% sería pagado por las empresas, deducido en efecto de su renta. El impacto del AMIR sobre la inflación debe comenzar a observarse a partir del segundo trimestre de este año, pero más intensamente en el segundo trimestre. Este impacto debe extenderse hasta el primer trimestre de 2012 y luego debe diluirse a través del tiempo.

Además del importante impacto que el AMIR tendrá sobre la inflación, el efecto negativo que produce sobre la liquidez de los negocios más pequeños también es importante, dado que cuentan con una menor liquidez, poco capital de trabajo y casi no tiene acceso al crédito bancario. El AMIR incentiva la informalidad.

Los costos sociales del AMIR son mayores que sus beneficios y, en consecuencia, sería preferible su eliminación, sobre todo en estos tiempos de alta inflación.  

Vea además: