,
panama economy Insight

 

Share |

¿Puede Panamá llegar a ser hub de conocimiento?

Marzo 30, 2011

Entrevista a Ricardo Greco Guiñazú, Presidente de Aden

¿Cree usted que Panamá se esté posicionando como un hub de conocimiento en la región?

Creo que desde el punto de vista educativo Panamá tiene muchas tareas pendientes. De hecho, en el Ranking de competitividad mundial el país sale alrededor del puesto 70 y sin embargo a nivel educativo sale alrededor del puesto 120. Es decir que el tema educativo castiga mucho al país. De todos modos hay que destacar el papel de la Ciudad del Saber en cuanto a que ha posibilitado que muchas entidades de primer nivel mundial puedan venir a Panamá. De todas formas las brechas educativas son muy grandes y si las bases no son muy sólidas es muy difícil construir ejecutivos a partir de bases débiles. Hay mucho por hacer en el país, hay muchas brechas que cubrir, pero me imagino que al cabo de diez años Panamá puede estar a nivel educativo en una posición muy distinta. Es decir, que en vez de que el ranking castigue al país por el nivel educativo, lo ayude dentro de diez años. El hecho de que Panamá sea muy castigada en el ranking de competitividad tiene evidentemente su justificación su en lo hecho por todos los gobiernos anteriores. Ojalá que el presidente Martinelli y los gobiernos que vengan tengan políticas más consistentes para cerrar estas brechas.

¿Cree usted que con este auge de escuelas de negocios internacionales que están llegando a Panamá y con la Ciudad del Saber, Panamá pueda llegar a ser hub de conocimiento en una perspectiva de mediano y largo plazo?

En el tema educativo hay que ser más paciente con respecto a otros aspectos. Panamá no tiene tradición académica a diferencia, por ejemplo, de Colombia. En Panamá no ha habido consistencia de políticas educativas y, en consecuencia, hay mucho por hacer todavía. El asunto es que no basta tener la parte final que representan las escuelas de negocios, porque hay estratos previos que atender antes de alcanzar una excelencia. Esto es una deuda educativa del país. La educación universitaria, además de la básica, tiene, desde nuestro punto de vista, mucho por mejorar. Las entidades que se han instalado en el país son de postgrado, pero esto es sólo el final y no cubre las falencias previas.  

¿Qué recomendaría en términos de políticas públicas para cerrar estas brechas en la educación?

Evidentemente, el Estado a nivel de presupuesto tiene que priorizar las partidas de inversión en educación. Específicamente en infraestructura, planta docente, capacitación de docentes. Hay tanto por hacer que todo es un pendiente. Creo que el gobierno actual está haciendo los deberes para empezar a revertir los problemas anteriores.

¿Cómo Singapur llegó a ser un hub de conocimiento?

Lo que sucedió fue que todo el país se alineó con el tema educativo. Sin embargo, hoy por hoy yo no he visto este mismo afán, esta misma prioridad como eje a nivel de país. Creo que existen otros ejes y son muy buenos, pero pienso que la educación no ocupa un papel dominante o protagónico en la vida del panameño; lamentablemente no veo eso. Esto debería de ser una política de Estado, como bandera, porque a través de la educación se puede mover un país hacia nuevos objetivos estratégicos y hacia nuevas fronteras. Veo que se instalan en panamá muchas corporaciones multinacionales y lamentablemente no existe la oferta laboral que ellos quisieran y se ven obligadas a importar personal capacitado de otros países. No encuentran suficiente cantidad y calidad de ejecutivos panameños. Esto es algo que se está compensando, pero que requiere tiempo. Sin embargo, veo señales consistentes que revelan un futuro promisorio. De todas formas, el país se tiene que alinear como lo hizo Singapur, detrás del objetivo educativo, pero esto no lo veo hasta ahora.

¿Cómo se explica esta ola de escuelas de negocios en Panamá?

Evidentemente, hay una demanda de ejecutivos en la Ciudad de Panamá, que constituyen el paisaje de negocios. Por ejemplo, Guatemala tiene doce millones de habitantes, en cambio Panamá tiene tres millones de habitantes, pero es mucho más importante la masa de ejecutivos que se mueve en Panamá con respecto a Guatemala, a pesar de la diferencia en cuanto a cantidad de habitantes. Esto lo han visto las escuelas de negocios y eso las ha animado a establecerse en Panamá.

¿Qué motivó a Aden a venir a Panamá?

Fue la posición geopolítica estratégica del país frente a toda a América Latina. Nuestra intención era llegar a toda América Latina y el país que tenía mejores comunicaciones era Panamá. Eso era crucial para nosotros.

¿Hace cuánto tiempo que pensaron eso?

Esto lo vimos claramente en 2002.

¿Cómo siente Aden la competencia con respecto a otras escuelas de negocios tales como el IESA, el Tecnológico de Monterrey, INCAE, Florida Estate University, la Universidad de Chile, entre otras?

Aden ocupa un lugar protagónico. Es la única escuela panameña porque si bien nosotros tenemos orígenes argentinos, la universidad la constituimos aquí en Panamá. Dentro de todos los rankings y acreditaciones que estamos logrando, figura Panamá como bandera en vez de Argentina. Esto ha sido reconocido por los ejecutivos panameños.

¿Son las otras escuelas fuertes competidores o están en segmentos distintos?

Pienso que compiten y son muy respetables. Sin embargo, lo cierto es que el público panameño ha elegido la oferta de Aden porque se ha adaptado a nivel de flexibilidad, practicidad, transferencia al lugar de trabajo. Creo que la han visto más como propia que la que le puede brindar otras escuelas. La oferta de Aden se ha ajustado mejor a la cultura panameña. 

Vea además: